6/2/15

Grecia contra la Troika. Grecia somos todos



Adam Hanieh 2006: “La decmocracia, entendida en el restrictivo sentido de una regular competición entre diferentes sectores de la élite, es necesaria para prevenir golpes o revoluciones, y su objetivo es proveer legitimidad, sancionada popularmente, a las medidas económicas neoliberales

Sebastian Budgen y Stathis Kouvelakis: “Imaginemos que estamos en julio de 2015. Syriza ha ganado las elecciones generales, … , hay una salida de Grecia de la zona euro, la cancelación de los memorandos y al menos una nacionalización parcial del sistema bancario, fin a las privatizaciones, etcétera. ¿Qué tipo de sociedad sería Grecia en julio de 2015?

Quien es Syriza


Syriza (Coalición de la Izquierda Radical) se constituyó a partir de varias organizaciones diferentes en el año 2004, como una alianza electoral. La organización más importante era el partido Synaspismos de Alexis Tsipras, surgido de una serie de divisiones en el movimiento comunista. Otros participantes con menor peso en dicha coalición eran el KOE (maoístas), la DEA (trotskistas) y AKOA (comunistas ecologistas).

Tras su fundación en 2004 no tuvo demasiado éxito electoral pero consiguió entrar en el parlamento griego al superar el umbral mínimo del 3%.

Synaspismos provenía de una escisión de los eurocomunistas griegos en 1987 que dio lugar a tres organizaciones: Synaspismos, AKOA y el Partido Comunista Griego (KKE).

Synaspismos ha cambiado considerablemente desde sus inicios como una izquierda bastante moderada en los 1990s. Pero en realidad se trataba de un partido heterogéneo compuesto de distintas corrientes y se sucedieron fuertes contiendas internas entre el ala derecha un ala izquierda que conseguiría imponerse. La fundación de Sirias en 2004 sellaba el triunfo del ala izquierda. En 2006 el ala derecha acabó saliendo de Synaspismos para formar otra organización llamada Izquierda Democrática (Dimar).

En 2012 Synaspismos tenía alrededor de 16.000 afiliados, los maoístas (KOE) entre 1000 y 1500, y más o menos las mismas cifras para AKOA y DEA. Pero en los últimos años Syriza se ha expandido mucho entre la juventud. Ha apoyado y respaldado diversos movimientos sociales y apoyó el movimiento de ocupación de plazas en 2011 (el PKK lo denunció como un movimiento anti-político)

La composición social de Syriza: Los cuadros del partido y la mayoría de activistas de base son gente con estudios. Se trata de un partido urbano con fuertes raíces entre los círculos intelectuales. Alexis Tsipras se inició como activista en las juventudes del KKE a principios de los 1990s y la mayoría de los cuadros son veteranos que combatieron en la clandestinidad contra el régimen de los coroneles.

Éxito electoral en 2012


El fuerte respaldo electoral de Cyriza sólo se hizo evidente durante las últimas semanas de la campaña electoral del 2012, cuando Alexis Tsipras planteó un “gobierno anti-austeridad de la izquierda” cambiando literalmente el curso de la campaña electoral. El partido se había opuesto a los memorandums y a la terapia de choque austerizida desde el principio y había rechazado la idea de una alianza con el PASOK. Desde este momento los demás partidos tuvieron que reaccionar y posicionarse frente una propuesta concreta de una nueva perspectiva política que planteaba librar a Grecia del Yugo de los memorandums y la Troika.

La formación del nuevo partido


Inmediatamente después de las elecciones de 2012, comenzó el proceso de unificación de lo que era hasta entonces una coalición de partidos. Primero con una Conferencia Nacional, que eligió por primera vez un órgano de dirección y luego el congreso fundacional de Syriza en julio de 2013. Se priorizó la rapidez aparcándose una discusión política adecuada en profundidad. El nuevo partido resultante es un partido de miembros, de adherentes, más que de “militantes”.

Otra característica diferencial de la nueva estructura organizativa es que Syriza ha convertido en un partido de líderes, y esto se acentúa por el hecho de que las estructuras internas son demasiado numerosas, a menudo disfuncionales, y tienden cada vez menos a funcionar como centros reales de la formulación de políticas o de toma de decisiones. En el proceso de toma de decisiones el líder juega un papel muy importante, junto con varios círculos de liderazgo informal, en lugar de una dirección colectiva.

Un objetivo de la nueva Syriza sería el de neutralizar o marginalizar las tendencias más radicales o izquierdistas que representaban entre el 20 y el 30% en la antigua coalición.

Los dos economistas más significados de Syriza, al margen de Yannis Baroufakis, son Gianis Dragasakis y George Stathakis (ambos consideran, a pesar de las conclusiones del congreso del partido, que el gobierno de Syriza no puede actuar unilateralmente en el tema de la deuda, incluso si es chantajeado por los acreedores).

Tras la constitución de la nueva estructura organizativa los miembros del partido se han duplicado, pasando de 17.000 a 35.000 con un desarrollo geográfico bastante significativo, pero la brecha entre la influencia electoral y la fuerza organizada sigue siendo enorme, y los vínculos entre el partido y el núcleo de su electorado.

La fuerza de Syriza en los sindicatos es débil y en los del sector privado (GSEE) es netamente inferior a la del KKE (Partido Comunista Griego) pero su peso está creciendo en los sectores más dinámicos del sector público donde se han producido más movilizaciones.

Antarsya a la izquierda de Syriza


Antarsya es un frente unido de los grupos de la izquierda anticapitalista. Hay una serie de diferencias políticas entre Antarsya y Syriza sobre la conveniencia de la retirada de la Unión Europea y el no pago de la deuda.

El miedo a Syriza 

 

Con una deuda pública ronda el 175% del PIB, crecimiento raquítico y en situación de deflación después de haber experimentado una caída acumulada del 25% del PIB en los últimos seis años, con un output industrial equivalente al de 1976, algún tipo de reestructuración es inevitable y esto lo reconocen todos los miembros de la Troika, que como buenos banqueros saben que apretar demasiado puede ahogar al cliente.

Pero lo que preocupa y lo que más teme la Troika y a sus valedores no es el tema de la deuda sino la alternativa que propone Syriza a la hoja de ruta austerizida. Syriza se basaría en la presunción de que los líderes de la UE, enfrentados a la alternativa de una salida de Grecia del Euro (y de la UE), se sentarían a negociar adoptando posturas más flexibles.

Formalmente Syriza no pretende salir del Euro, por el contrario, su objetivo es poner en funcionamiento un modelo económico alternativo dentro de la estructura del Euro. Se trataría de una radical contra-reforma: subir los salarios, subir las pensiones, más empleo público, repudio de la reforma laboral, parar las privatizaciones, nacionalizar sectores estratégicos, vetar la firma del ignominioso Acuerdo de Libre Comercio Trasatlántico (TTIP) en ciernes, etc.

Pero un modelo económico alternativo sólo para Grecia no funcionaría si no se altera el rumbo actual neoliberal y austerizida de la integración europea.

Una nueva hoja de ruta para el proceso de integración europeo


De hecho, lo que propone Syriza para Europa (con la ayuda de Podemos en España, el movimiento 5 estrellas en Italia, y parte de la izquierda europea) sería empezar a transformar la Eurozona inicialmente cambiando el sentido de los propios tratados e instituciones existentes (la “Modesta Proposición para resolver la crisis de la Eurozona” de Varoufakis) para, en una segunda fase, avanzar en la integración europea de forma que la política fiscal fuera coordinada por un tesoro central como en el caso de los EEUU; se estableciera un régimen de fiscalidad común (que evitaría la actual espiral de dumping fiscal) y un amplio presupuesto comunitario con transferencias entre las distintas zonas (como ocurre en los EEUU, en el Reino Unido o entre las CCAA españolas).

La nueva Eurozona emitiría eurobonos con lo que desaparecerían los diferenciales de rating y las especulación sobre deuda soberana disminuiría. El BCE, reconvertido en un equivalente europeo de la Reserva Federal norteamericana, supervisaría a todas las entidades financieras de la UE (unión bancaria) y actuaría como prestamista de última instancia en todo el ámbito europeo. El Banco Europeo de Inversión podría lanzar un basto plan de inversión pública europea financiándola con emisiones de eurobonos.

Pero, una vez entrados en esta senda “neo-keynesiana”, para que esta opción sea funcional, la solidaridad no debería limitarse al nivel regional o interestatal. La solidaridad social es el único motor anticrisis. La nueva unión monetaria debería experimentar una transformación legislativa antineoliberal radical que pusiera coto a la financiarización (reglamentación), la evasión (neutralización de paraísos fiscales), la especulación (tasa Tobin o superior) y la deriva monopolista privada deslocalizadora (efectiva legislación antimonopolios), reforzando la capacidad de la inversión pública frente a la huelga de inversión de los monopolios privados, redistribuyendo la renta y la riqueza y transformando el actual tinglado neoliberal en unos verdaderos Estados Unidos de Europa.

El miedo a Podemos


Pero lo que más preocupa y asusta a la Troika y a los monopolios multinacionales no son los programas y las propuestas de los partidos sino la gente, son las personas, el 99% de la población, sobretodo si empieza a adoptar formas de organización alternativas, difíciles de controlar, para resistirse al cruel destino que les han diseñado.

El miedo es al contagio. Si Syriza sobrevive, si tan siquiera consiguiera  aplacar lo más duro del Memorandum de Entendimiento (abusivos condicionantes de los rescates) de la Troika, Podemos podría ganar las elecciones en España y el fenómeno podría extenderse a Portugal, Irlanda y al resto de Europa, trastocando la hoja de ruta, las estrategias y los planes de la gran banca y los monopolios transnacionales.

La estrategia de la Troika 


Si la Troika dispusiera de tiempo, en una primera fase intentarían subvertir a Syriza para que abandonara lo básico de su programa a cambio de pequeñas concesiones respecto a la deuda que pudiera presentar como éxitos a su electorado (Yanis Varoufakis, el ministro de finanzas griego no es precisamente un extremista y no ha parado de proponer desde su blog y sus libros posibles salidas a la crisis siempre dentro de la estricta ortodoxia capitalista neoliberal)


Pero no hay tiempo. El cartel de una posible victoria de Podemos en España figura en todas las reuniones y contubernios de la Troika y sus allegados. El orden del día es dar una contundente lección a España, aniquilando, sin contemplaciones, a Grecia y sus habitantes por haber osado votar a Cyriza y poner en cuestión quien manda y debe mandar en Europa.

A Grecia no le van a dar más opción que bajar la cabeza y rendirse o abandonar el Euro y posiblemente la Unión Europea.

Una jugada bastante arriesgada de la Troika que conllevará una fuerte desestabilización financiera que pondría de nuevo en riesgo el mantenimiento del tinglado del Euro. Pero el peligro de Podemos bien vale el trasiego y los dolores de expulsar un pequeño cálculo renal antes de que se convierta en una pelota de golf que exigiría una agresiva intervención quirúrgica.

Grecia somos todos

Yo soy griego

La Troika representa uno de los principales puestos de mando a-democráticos de la globalización neoliberal monopolista. Su estrategia atenta a las mismas bases ecológicas y sociales que sustentan la vida humana en el planeta. La contestación de Grecia es la contestación de todos. La España del PP puede resultar beneficiada momentáneamente del acoso y derribo contra Grecia, pero el aplastamiento de Grecia pesará como una losa sobre el futuro de España y del resto de Europa. Grecia somos todos. 

Grexit


A pesar de no contemplarlo en su programa electoral, la única forma de “negociar” de tu a tu con la Troika sería la amenaza seria de la salida del euro.

Syriza tendrá que demostrar que están decididos a poner fin a la condición de la esclavitud de la deuda en la zona euro. En las negociaciones se juega el futuro de Europa y la Troika no tiene otra intención que esclavizar a Grecia como lección para otras posibles Cyrizas. A falta de un fuerte y nutrido apoyo de otros países, la única posibilidad que le queda a Grecia para conseguir el tipo de reestructuración de deuda que necesita es la amenaza seria de salir del euro.

Grecia debería iniciar seriamente los preparativos para una potencial salida del euro. El estado griego debería crear las estructuras necesarias para la impresión de dinero, el establecimiento de un sistema de controles de capital y de cambios, y el racionamiento de bienes.

La salida del euro implicaría seguramente que Grecia pasaría a gravitar en la órbita rusa convirtiéndose en el portaaviones mediterráneo de Rusia (base naval en Suda -Creta). Países del Este europeo como Hungría, Albania, Serbia, Rumanía o Bulgaria, destrozados por la crisis austericida y sin perspectiva de mejora alguna en el seno de la UE neoliberal, podrían también empezar a mirar hacia Rusia.

La vuelta al dracma no sería una tarea fácil puesto que sería la primera vez que un país crea una nueva moneda con la intención de devaluarla inmediatamente pero, a pesar de todo, Grecia debe demostrar que está preparada y dispuesta para ello o, de lo contrario, resignarse a la aniquilación, sin contemplaciones, a décadas interminables de esclavitud por deudas por delante.


Artículo sobre Grecia y España en este blog 

Grecia fase uno:

9 comentarios:

Luisa Viecente dijo...

Gracias !!!! te iba a pedir que sacaras algo sobre este tema, pero me parecía un poco atrevido por mi parte.

Has dado en el clavo !!! lo leeré con sumo interés.

Gracias y adelante con este blog !!

antonio dijo...

Dos opiniones

'Se trataría de una radical contra-reforma: subir los salarios, subir las pensiones, más empleo público, repudio de la reforma laboral, parar las privatizaciones, nacionalizar sectores estratégicos, vetar la firma del ignominioso Acuerdo de Libre Comercio Trasatlántico (TTIP) en ciernes, etc.'' Esto puede que vaya en el programa de SYRIZA.Dentro de 2 años revise cuanto de el se cumple. En mi opnión la mitad de la mitad. Y Grecia no saldrá del hoyo.
Dices 'Pero un modelo económico alternativo sólo para Grecia no funcionaría si no se altera el rumbo actual neoliberal y austerizida de la integración europea'. Esto no es cierto.Syriza puede hacerlo si tiene voluntad política real de hacerlo. Yo lo dudo mucho.1º Generar empleo y economía pública (incluido nacionalizaciones) es un asunto interno de cada país.. Via imposición fiscal progresista a grandes fortunas, empresas y reducción del fraude fiscal se consiguen suficientes recursos financineros.P.ej., en España, esas mismas medidas suponen el 6,5 %del PIB según la fundación Europa de los Ciudadanos. 2º La deuda, aunque nadie te preste un euro, es refinanciable hasta el infinito.Si no se acepta nadie cobra.Y si aceptarán los acreedores. Y sin salirse del euro. Saludos

Crisis Capitalista dijo...

Muy interesante el comentario

" Y Grecia no saldrá del hoyo". El hoyo en el que está cayendo Grecia no es un pequeño hoyo helénico caprichoso en el que la desdichada Grecia ha ido a parar (para saldar sus inconfesables pecados), ni tampoco una caverna platónica de la que al final saldrá purificada, sino un enorme y oscuro HOYO neoliberal monopolista que se va a tragar a Grecia, Portugal, España, Italia, Francia y a buena parte del resto de la población europea.

Los griegos son los primeros en vislumbrar lo que hay dentro del HOYO y no les ha gustado nada. De ahí Syriza.

Insisto en que un modelo económico alternativo sólo para Grecia (dentro de la actual UE y dentro de la actual EZ) no funcionaría si no se altera el rumbo actual neoliberal y austerizida de la integración europea a base de más Syrizas, más Podemos, etc.

Syriza solo puede avanzar hacia un modelo económico alternativo, si tiene voluntad política real de hacerlo, “fuera” de la actual EZ, o de la actual UE. Si lo intenta “dentro” la van a expulsar. De hecho en la baraja de la actual partida de poker entre la Troika y Syriza la expulsión es una de las cartas principales.

Un saludo cordial

Anónimo dijo...

Respecto a la partida de poker:

http://www.libremercado.com/2015-02-02/varufakis-un-experto-jugador-de-poker-para-negociar-con-la-troika-1276539694/

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Luisa Viecente dijo...

Nunca entendí la actitud de esconderse para decir lo que piensas de las personas que conoces.Si alguien está herido, lo más sano es decírselo a quien le hirió. Es mi opinión.

antonio dijo...

La via electoral (Podemos, Syriza,...) no es válida.La via reformista y negociadora solo funciona cuando las partes tienen poderes económicos similares. Si una de las partes (élites) posee el 80 % de riqueza y medios de producción tal como sucede hoy en día, solo cabe la via rupturista. La revolución.
No hay lugar o momento de la historia en la que haya sucedido que con tal margen de desigualdad el poderoso haya accedido a rebajar su riqueza por la via pacífica. Al revés, lo que ha sucedido siempre y en todo tipo de sociedad, es que los socios mayoritarios (élites) acaban por exterminar a los socios minoritarios. El socio minoritario sólo tiene una salida: revolución social. Si conoces algún caso que refute este argumento no dudes en exponerlo.2 años de Gobierno de Syriza con sus incumplimientos de programa previsibles serán suficientes para testar de nuevo esta tésis.
Por esa misma causa de la relación actual de 80:20 en el reparto de la riqueza, y tal como dices, el hoyo Griego se extenderá sin paliativos al resto de Europa, empezando por los paises meditarráneos (PIGS). Con el hoyo más profundo la revolucion social llegará.
Insisto.Tu diagnóstico es bueno (el sistema económico de empresas privadas crea desigualdades nefastas ) y tu modelo de sociedad futura socialista es deseable. Pero tu via de acceso a ella es inválida.
Desde el marketing empresarial se diría que tu producto (via electoral) no satisface las necesidades reales de tus clientes (la población). El productos tiene taras y es defectuoso. En realidad, sospecho, sólo debe satisfacer las necesidades de tu posición económica individual. Se concluiría, por tanto, que gozas de una situación monopolística con respecto a tus consumidores.
Saludos

Crisis Capitalista dijo...

Antonio

La política no es mi fuerte. Seguramente aciertes en lo de que en “2 años de Gobierno de Cyriza con sus incumplimientos de programa previsibles serán suficientes para testar de nuevo esta tesis”. Y la historia, cuando se repite lo hace en forma de farsa.
Lo único que pretendía constatar en este artículo es que el fenómeno Cyriza - Podemos no sienta bien al capital monopolista e intentará neutralizarlo.

En ningún caso creo que se trate de vías al socialismo. Se trata de vías de autodefensa que ponen trabas a la globalización monopolista, de ahí su hiperreacción desproporcionada.

El objetivo del artículo es hacer ver que todos, a la corta o a la larga, somos griegos. Que todos, más pronto que tarde, vamos directos al HOYO de la exclusión y la barbarie globalizada.

Cyriza no es un “modelo”, pero se opone a las privatizaciones, apoya las nacionalizaciones de sectores estratégicos, defiende subidas de las pensiones y de los salarios, defiende la sanidad pública, está contra la subcontratación y externalización de los servicios públicos, defiende la soberanía económica nacional, etc., que es lo que el capital monopolista quiere destruir.

Un saludo cordial

Anónimo dijo...

Una vez más te agradezco tu labor en este blog, del que me llevo todos los artículos.

Un saludo.

El lobo estepario