23/3/08

Greenwashing. Verde que te quiero verde

.

Morris Wolfe (reconocido experto en relaciones públicas): "Es más fácil y menos costoso cambiar el modo como la gente piensa la realidad que cambiar esa realidad"


Greenwash

Definición: Desinformación difundida por una organización a fin de presentar una imagen pública responsable con el medio ambiente. (Décima edición del Concise Oxford Dictionary English)

La paradoja de Jevons 


Un economista del siglo XIX ya puso en duda el discurso capitalista según el cual el progreso tecnológico será capaz de proporcionar más y más ahorro energético en el futuro.

  Curva de Jevons

Los defensores del “capitalismo verde”, que postulan una “revolución industrial verde” que nos saque de Gran Depresión del siglo XXI, admiten la posibilidad de la paradoja, pero afirman que en realidad la curva siempre ascendente de Jevons acabará en el futuro por curvarse hacia abajo, una vez que el capitalismo haya generado tanta riqueza que el clima y el medio ambiente se conviertan en prioridad principal.

 Curva según los postulantes del capitalismo verde

 Los postulantes del desarrollo capitalista sostenible afirman que con las adecuadas regulaciones e incentivos, el sistema, business as usual, puede ser compatible con los objetivos medioambientales. Sin embargo, la machacona evidencia (a pesar de los negacionistas) manifiesta la validez de paradoja de Jevons.
  • Un aumento en la eficiencia en el uso de energía provoca, vía reducción de costos, un aumento en el consumo que elimina el ahorro energético inicial. (Con un coche más eficiente acabo haciendo más kilómetros).
  • El aumento de la eficiencia energética conseguido en un determinado sector conlleva la aplicación estas mismas tecnologías o parecidas a otros sectores que antes no consumían energía (intensivos en mano de obra, como el lava-bajillas).
  • La misma producción de materiales más eficientes conlleva un dispendio energético que tiende a ser superior al ahorro que se conseguirá con el empleo de estos nuevos materiales. (Derribar un viejo edificio para construir otro “más eficiente”).
  • Los consumidores tienden a gastar en otros sectores menos eficientes los ahorros obtenidos por la mayor eficiencia energética conseguida en un determinado sector.
  • La eficiencia conseguida en el uso de un determinado combustible lleva a una reducción de su precio y por consiguiente a un aumento de su demanda y consumo.
  • La eficiencia energética favorece la expansión desproporcionada del sector industrial intensivo en energía (China en la actualidad)

Así pues, resulta evidente que la eficiencia energética es buena para el capitalismo puesto que refuerza la acumulación y el crecimiento, pero, por más veces que la dibujen, la curva energética del “capitalismo verde” no tiene forma de U invertida sino que se ajusta pertinazmente a la curva de Jevons.

En definitiva, la eficiencia energética en condiciones de capitalismo, favorece el crecimiento, la producción por la producción y el despilfarro por el despilfarro, y el ahorro energético conseguido con una mano se convierte en mayor despilfarro energético con la otra.

Un capitalismo verde precisa perentoriamente de un discurso "verde". El greenwash clásico significa propaganda de imagen medioambiental. Prístino paisaje natural y piadosas declaraciones de respeto a la tierra son los clichés que emplean las empresas de minería, los gigantes nucleares y químicos, entre otros, para promover una imagen corporativa inmaculada.

 Paradoja de la eficiencia capitalista

La paradoja de Jevons es sólo una expresión de la más general "paradoja de la eficiencia capitalista" según la cual las ganancias en eficiencia y productividad nunca se traducen en menos horas trabajadas y mayor calidad de vida para el conjunto de la población sometida al sistema. Una dura lección para los países del centro y este de Europa.

Breve historia del greenwash



El movimiento medioambiental alzó el vuelo en los 1960, y con él empezó a socavarse la confianza pública en muchas empresas. Entonces las imágenes verdes inundaron las ondas de radio, periódicos y revistas. Fue la primera oleada de lavado verde empresarial.

Westinghouse exaltaba las virtudes de la energía atómica como “fiable, de bajo costo ... aseada, limpia y segura". Las corporaciones advirtieron inmediatamente que era más rentable invertir en falsa propaganda “verde” que destinar fondos al capítulo de gastos anti-contaminación.

En la década de 1980 y con los desastres de Bhopal, Chernobyl y Exxon Valdez, el movimiento medio-ambiental adquirió fuerza. En respuesta, los anuncios “verdes” se hicieron aún más numerosos y más sofisticados, alcanzando su nivel máximo en 1990, coincidiendo con el 20 aniversario del Día de la Tierra. Fue durante ese año que las transnacionales asumieron que un número creciente de consumidores deseaban comprar productos ecológicos. De hecho, a principios de 1990, una encuesta mostró que el setenta y siete por ciento de los estadounidenses se decía afectado por el tema medioambiental a la hora de consumir y consideraban los delitos ambientales de las empresas como más graves que el abuso de información privilegiada o la fijación de precios abusivos por los cárteles.


La respuesta por parte de las multinacionales fue inmediata. Una cuarta parte de todos los nuevos productos para el hogar que llegó al mercado EE.UU. en los 90, se anunciaron a sí mismos como "reciclables", “biodegradables","ozono amistosos", ... Al mismo tiempo, algunos de los contaminadores más grandes del mundo gastaron millones en “pintura verde” (tanto en sentido literal como figurado). La compañía petrolera ARCO, por ejemplo, ocultó su instalación de Los Ángeles detrás de una fachada de palmeras y cascadas artificiales. DuPont, (la química más grande del mundo y la que mayor polución ha descargado sobre el planeta; todos comemos, bebemos y respiramos DuPont;  DuPont circula por nuestras venas y de algún DuPont cáncer moriremos) produjo un anuncio lleno de focas, ballenas, delfines saltando y vuelo de flamencos, al son de la Oda a la alegría de Beethoven, para proyectar su nueva imagen verde. Y Dow Chemical, el mayor productor de cloro del mundo, utilizó la imagen del planeta Tierra para aseverar su "compromiso permanente" con el medio ambiente, que se remontaría a la misma fundación de la compañía.

En Europa, el verdeo no es menos frecuente. La empresa química suiza Sandoz, en un esfuerzo por rehabilitar su imagen después del derrame de Basilea en 1986, se anunció en un ambiente que representaba un bosque, un estanque tranquilo y limpio, y un río que atraviesa la escena. En cierta medida, el anuncio fue correcto; Sandoz en 1990 había trasladado su producción de químicos peligrosos desde Suiza a Brasil y India. Mientras tanto, la Corporación británica ICI, que durante años fue el número dos del mundo en la producción de CFCs (que eliminan el ozono atmosférico), anuncian su cambio a los HFC (que contribuyen al recalentamiento atmosférico) y los HCFC (que siguen atacando al ozono) como el advenimiento de "una nueva generación de fluorocarbonos ozono-amistosos".


En Malasia, ICI produjo una publicación a todo color descaradamente engañosa, cuyo titular pregonado "Paraquat y naturaleza trabajan en perfecta armonía". El anuncio describe el herbicida Paraquat como "amigable con el medio ambiente". El herbicida del anuncio, altamente tóxico y que ha envenenado a decenas de miles de trabajadores en Malasia, está prohibido en cinco países y está catalogado entre los "12 más peligrosos del mundo" por la Pesticide Action Network. En Nueva Delhi DuPont paga un anuncio semanal en el periódico The Times of India, donde se retrata a sí misma como un campeón ecológico.

La transnacional brasileña Celulosa Aracruz anunciaba que sus plantaciones de monocultivo (que la convierten en el líder mundial en la producción de pulpa de eucalipto blanqueada con cloro) son una "asociación con la Naturaleza" y se presentaba a sí misma como un modelo para el desarrollo sostenible.

Exxon Mobil es hoy en día la compañía petrolera causante de la mayor emisión de gases del planeta. El movimiento mundial por los bosques tropicales, estima que anualmente emite más de 209 mil toneladas de dióxido de carbono. Sus operaciones y quema de productos desde su fundación en el siglo pasado han causado entre 4,7 y 5,3 por ciento del total de emisiones de dióxido de carbono provocadas en el mundo.

Además, Exxon Mobil ha financiado con 16 millones de dólares a 43 organizaciones y lobbies que tienen como objetivo negar que el cambio climático sea una realidad para tratar de retrasar las acciones para abordarlo.

Los beneficios de Exxon Mobil superan el producto interno bruto de países como Israel, Venezuela, Malasia o la República Checa. Sin embargo, esa compañía promueve campañas de desinformación valoradas en cientos de millones de dólares, y en las que pretende mostrarse como una empresa con responsabilidad ecológica.

BP y greenwashing


BP reconoció públicamente en 1997 los peligrosos efectos del cambio climático para ser reconocida como una compañía petrolera "responsable" y con preocupaciones ecológicas. Mientras Exxon y demás petroleras seguían financiando estudios que negaban la evidencia climática, BP invertía en la reducción de emisiones, apoyaba el protocolo de Kyoto y se presentaba como una compañía energética "más allá del petróleo" invirtiendo en tecnología fotovoltàica y eólica.

Pues bien, soterrada y silenciosamente BP se está preparando para producir petróleo a partir de las arenas bituminosas canadienses en un proyecto que arrasará una superficie de bosques equivalente a toda la extensión de Cataluña en la provincia de Alberta para extraer unos 175 mil millones de barriles a razón de unos 200.000 barriles al día durante 15 años. Michael Moreci. In this Times

El petróleo de las arenas bituminosas no se extrae perforando sino excavando en superficie grandes extensiones a base de maquinaria pesada. Precisa licuar las arenas inyectándoles gas que luego se quema, precisándose 2 Tm. de arenas bituminosas para obtener un barril de petróleo. Los residuos tóxicos del proceso deben almacenarse en lagos artificiales para impedir la contaminación de ríos y lagos.

El 90% de la producción de petróleo crudo a partir de las arenas bituminosas de Alberta irá a EEUU donde BP lo refinará triplicando la capacidad de su planta de Whiting, Indiana a orillas del lago Michigan, ampliación que absorberá unos 3,8 mil millones de dólares y que ha obtenido por parte de la autoridad medioambiental de Indiana un aumento significativo de los permisos de emisiones contaminantes.

Shell, líder del greenwash


Cuando se trata de lavado verde, Shell es simplemente soberbia.

Incluso antes de la Conferencia de Río de 1992, Shell había conseguido algunos anuncios de hermoso greenwash. En 1991 un anuncio colocado en el diario de Hong Kong Amigos de la Tierra describía una adorable niña asiática apoyándose en el globo, con el lema, "protegidas por Shell". Y debajo: "De hecho, siempre que la tierra necesita alguien para cuidar de ella, puede estar segura de Shell."

Pero fue durante los 90 cuando salió a la luz la contaminación ambiental del Delta del Níger por parte de la compañía y su complicidad en los hechos que condujeron a la ejecución de Ken Saro-Wiwa y ocho de sus colaboradores que luchaban contra la contaminación de las petroleras, dejando su reputación por los suelos y levantando las quejas y la necesidad de supervisión y control de la operatoria de las transnacionales.

Desde entonces Shell se ha convertido en la multinacional líder en greenwash. Tiene varios departamentos con dedicación plena al lavado de su imagen y mientras tanto Nigeria continúa siendo clasificado como el mayor quemador de gas del mundo. La mayor parte del gas del Delta se produce durante el proceso de extracción del petróleo, conocido también como gas asociado. Se trata de una de las fuentes de gas más difíciles y costosas de aprovechar y, por lo tanto, no existe un incentivo para que Shell elimine la quema que poluciona el aire del delta.

Ha colgado la Declaración universal de los derechos humanos en su web, sugiriendo que “los derechos humanos constituyen el corazón de nuestro negocio” y al mismo tiempo se opone a la proposición de la ONU de unas "Normas sobre las Responsabilidades de Corporaciones Trans-nacionales y otras empresas comerciales en lo que respecta a los Derechos Humanos" alegando que la propuesta no viene a cuento dados los altos estandars en derechos humanos de Shell.

Otro logro de la reciente creatividad de Shell es el logo: “Profits & Principles... Does there have to be a choice” (entre beneficios y principios, ¿es necesario realmente tomar una elección?. En el mundo feliz de Shell, las ganancias y los principios van de la mano. Es un juego de win-win en el que todos ganan. A bombo y platillo proclama que dedica el 1% de su presupuesto a investigación en energía solar y en reforestación mientras sigue perforando frente a las costas africanas, sigue contaminando Nigeria, sigue contratando naves petroleras sin bandera y se prepara perforar a mansalva en un Ártico sin hielo gracias en buena parte a su existencia.

Recientemente Shell y BP Amoco han dejado se ser "petroleras" para convertirse en compañías de energía (energy companies), postulándose en adelantadas de la lucha contra el cambio climático y el peak oil.

Fianancian pequeños proyectos ambientales que utilizan para justificar sus credenciales ecológicas, proyectos que a menudo cuestan menos que lo que cuesta la publicidad para mostrarlos al público y por los que pueden además ingresar suculentas rentas en forma de carbon credits negociables en el mercado del CO2.

Shell sin embargo continúa como miembro significado de American Petroleum Institute, y Business Roundtable (ambos contrarios al Protocolo de Kyoto) y en agosto de este año, se supo que BP Amoco ha suministrado fuertes sumas de dinero en los últimos cuatro años a la mayoría de los miembros del Congreso de los EE.UU. que han votado en contra de las políticas ambientales, y en contra de la ratificación del Protocolo de Kyoto.

Su compromiso con la lucha contra el cambio climático queda en evidencia cuando las grandes corporaciones petroleras, entre ellas Shell, apoyándose en supuestos derechos de los estados ribereños, están ya peleándose por el reparto de los derechos de explotación petrolífera del Ártico con el aliciente de que cuanto más cambio climático menos tardarán en poderles echar mano.

La última de Shell (pura guasa verde) es que está usando "creativamente" sus emisiones de CO2 bombeándolo mediante mangueras a los invernaderos para ayudar al crecimiento de flores en Holanda. En sus carteles de propaganda aparecen, como no, flores creciendo en las refinerías de Shell.



En ningún momento Shell ha reconocido responsabilidades en sus vertidos o su colaboración con gobiernos corruptos y asesinos. No hay más que i a Wikipedia y consultar las entradas "Shell":
  • .En los 80 no dudaba en apoyar el régimen de apartheid de Sud Africa;
  • . Shell multada con 19,75 millones de dólares para el derrame de petróleo de la refinería Martínez;
  • . Shell cierra el caso por el derrame de su refinería Martínez por $ 3 millones.
  • . Derrame de contaminantes químicos de Shell en Deer Park, complejo de Texas; Ruptura del oleoducto de Shell en Washington;
  • . Contaminación de aguas subterráneas por Shell en EE.UU.; Quema de gases sin autorización por Shell, ....


  • Shell, inició sus operaciones en Ogonilandia (Nigeria) en 1958. Al igual que otras comunidades del delta del Níger, tras décadas de explotación todo lo que les aportó el petróleo a los Ogoni es pobreza y hambre provocadas por los daños ecológicos en el suelo y las pesquerías. A la protesta Shell respondió con el contubernio con las corruptelas y la represión. La foto es de unos niños cargando agua y al fondo las llamaradas de escapes de petróleo inflamados.

Esta es la esencia de lavado verde. Mantener a raya a tus adversarios con hábil retórica, pero no pagar el precio de tus desmanes.

Las contradicciones entre los departamentos de imagen y el resto deben ser de órdago en Shell. En Inglaterra Shell se retiraba en mayo 2008 del "London Array", un macro proyecto de campo de molinos de viento. Mucho greenwash pero habran de ser los impuestos y no los beneficios de las petroleras los que carguen con los gastos de reparar sus destrozos y del desarrollo de energías renovables.

El 13 de febrero de 2004 la Comisión de Valores de EEUU (SEC) inició una acción judicial en contra de la Shell, y también en contra de los auditores de Shell, KPMG y PwC NV Reino Unido. El litigio surgió de una exageración fraudulenta de la reserva probada de hidrocarburos por Shell en un formulario presentado a la Comisión de Bolsas de Valores. La SEC declaró que Shell había violado el derecho de los Estados Unidos mediante la emisión de "falsas y engañosas estimaciones acerca de sus reservas". Shell acabó pagando $ 120 millones de multa mientras sus acciones se desplomaban pillando a los incautos que creyeron en sus fabulosas reservas.

Shell junto con BP y Chevron son las empresas petroleras con la más engañosa publicidad ambiental en el mundo. Shell es capaz de afirmar sin pestañear que "el año pasado, hemos renovado nuestro compromiso, no sólo para cumplir los objetivos de Kioto para reducir las emisiones de gases de invernadero, sino para superarlos". Toma! Eso lo dice una corporación que no solo produce enormes cantidades de combustibles de efecto invernadero sino que para producirlos en sus refinerías genera ella sola emisiones de CO2 superiores a las de muchos países, y es miembro de American Petroleum Institute y de Business Roundtable (ambos organismos rematadamente contrarios al Protocolo de Kyoto).
Una web que sigue de cerca sus actividades: http://royaldutchshellplc.com/


Los premios al greenwash


CorpWatch (http://www.corpwatch.org/) otorga cada dos meses el premio Greenwash a la empresa que ponga más dinero, tiempo y energía en campañas de relaciones públicas destinadas a la promoción de su imagen medioambiental en comparación a lo que gasta en realidad para proteger el medio ambiente. Las nominaciones para estos premios provienen de su audiencia.
Junto con Pro Natura, la filial suiza de Amigos de la Tierra, la Declaración de Berna organiza anualmente una contra-evento llamado el Public Eye (Ojo Público) sobre Davos, donde cualquier persona puede votar para clasificar las empresas con peor reputación.

La ratio a maximizar para obtener el premio greenwash de Public Eye es: $ en publicidad engañosa/ $ en protección medioambiental

Este año 2008 los votantes Public Eye señalaron Areva, una multinacional francesa que ha extraido uranio durante 40 años en Níger, una excolonia francesa. Sospechas fundadas de muertes entre los trabajadores, causadas por el polvo y la contaminación radiactiva de aguas subterráneas. Los mineros no reciben información adecuada sobre los riesgos para la salud de almacenamiento al aire libre de materiales radiactivos. Los activistas afirman que la empresa evade el pago de tratamiento médico a los trabajadores. Afirman que el hospital de la empresa emite falsos diagnósticos de los trabajadores enfermos, y firma certificados de defunción por SIDA cuando los trabajadores mueren de cáncer.

En Europa también pueden ganar concursos. Se trata de los "Worst EU Lobbying Awards": En 2008 el premio fue para el Malaysian Palm Oil Council, UNICA (barones del azucar brasileño) y Abengoa Bioenergy (biofuel) por información maliciosa y greenwash descarado.

El floreciente negocio del greenwash


Si hay una demanda pronto aparece una oferta. La demanda de imagen green no ha hecho más que crecer desde los años 90. Muchas agencias de relaciones públicas y de publicidad se han especializado en servicios de greenwash como es el caso de TWBA, Chiat\Day, BDDP, GGT (filiales de Omnicom Group), Ogilvy, RKCR/Y&R , y además ha surgido una ámplia gama de nuevos negocios que ofrecen variados tipos de servicios a los consumidores de greenwash como son las compañías proveedoras de Carbon Offsets y los fondos de inversión ético-verdes.

Offset Carbon Providers



(proveedores de compensaciones por el CO2 emitido, instrumentos financieros relacionados con los mercados del carbón)

La nueva mercancía en juego es el sentido de culpabilidad del emisor de gases invernadero. Evaluan las emisiones del cliente mediante una tabla: Recorrer 2.000 millas en avión = 1 Tm de CO2; Conducir un coche deportivo 1.350 millas = 1 Tm de CO2; Consumo medio de calefacción de tu casa durante 60 días = 1 Tm CO2; ...

Ofrecen una compensación (Offset) equivalente: Proteger 4 acres de selva; plantar 1 acre con acácias, sustituir 500 bombillas tradicionales por bombillas fluorescentes de bajo consumo, ... y a cobrar. Tu contaminas y tienes mala conciencia. Yo te vendo una compensación (carbon offset). Y ya tenemos constituido un nuevo mercado en expansión, dados los tiempos que corren.
Las previsiones apuntan a una cifra de negocio que puede superar los 3.000 millones de € para el 2.010.
Uno solo tiene que hacer clic y pagar el precio asignado para que el "experto" se ponga en acción.

Algunas de las compañías de offsets:

. Sustainable Travel International (Boulder, Colorado, USA) Asevera que haber contratado por cerca de 6 millones de toneladas de CO2 para el período 2007-2012.
. CO2 balance (Somerset, UK) A apoyado 3 proyectos de eficiencia energética en África y 3 proyectos de reforestación en U.K. y un en Francia.
. Climate Trust (Portland, Oregon;USA) Asevera que ha formalizado transacciones por casi 2 millones de toneladas de CO2 de offsets.
. Climate Care (Oxford, UK) La compañía ha vendido mas de 350.000 toneladas de offsets, el 20% en proyectos de reforestación.

Fondos éticos


En la misma línea se han creado Fondos de Inversión Éticos (SRI Social Responsible Investment). En el Reino Unido los más importantes son: Fondo Júpiter un veterano Fondo de inversión ecológico; HSBC, que cuenta con un Fondo para el cambio climático; Allianz con su Global EcoTrends Fund; el Fondo de Schroders Global Climate Change; el F&C’s Global Climate Opportunities Fund, y muchos otros.

Pero los inversores que imaginan que sus fondos éticos están salvando el planeta, o que sus fondos verdes son gestionados bajo principios socialmente responsables puede ser que necesite pensárselo de nuevo.

Los gestores de estos fondos filtran actividades que sus inversores consideran poco éticas o nocivas (fabricación de armamento, tabaqueras, ...) pero en el paquete cuelan sociedades más que dudosas como, mira por donde, Shell o BP, dado que su departamento de greenwash las coloca entre las principales empresas invirtiendo en recursos renovables.

Por cierto que las credenciales medioambientales de BP y su reputación se rompieron recientemente en pedazos por las filtraciones de oleoductos en Alaska debido a casos de negligencia grave por BP en su diseño, construcción y mantenimiento.

De hecho el requisito de "rentabilidad" que ha de producir el fondo verde implica que el paquete se componga de diversos tramos: un 75% para corporaciones sin demasiadas consideraciones medioambientales, un 15% en empresas que adoptan prácticas medioambientales y solo un 10% en compañías que fabrican o producen servicios medioambientales. En fin Profits & Principles como le gustan a Shell.

¿La inversió ética?: índices bursátiles socialmente sostenibles


Rizando el rizo, lo último en greenwashing son los “índices bursátiles socialmente sostenibles” que cotizan en las grandes bolsas del planeta ( el Dow Jones Sustainability Index World – DJSIWorld – con más de 300 valores, entre los cuales, como no, Sell y BP, o el Financial Times Stock Exchange - FTSE4Good – y en España estaba previsto para marzo 2008 el FTSE4Good IBEX.
El inversor con remordimientos encuentra un surtido adecuado a su inversión responsable. De Los ejecutivos de las corporaciones “tomaran nota” de las preocupaciones éticas de sus inversores. Con ello bastará y sobrará - libre mercado impone - para que se comporten de forma social y medioambientalmente sostenibles. Pero como la rentabilidad impone, los índices se muestran bastante daltónicos a la hora de seleccionar las corporaciones que los integran.

Link: Fiona Harvey, Environment Correspondent, Financial TimesPublished: Feb 04, 2008

Variantes del greenwash



Greentosh

Pasarse cantidad: Hay empresas químicas que pretenden fabricar plaguicidas amigables con el medio ambiente. Compañías de fabricación de armamento que proclaman que están poniendo menos plomo en los misiles y las bombas para reducir la contaminación.

Bluewash

  • .Permitir a algunas de las más poderosas multinacionales envolverse en la bandera azul de la ONU sin que implique ningún cambio en su conducta. (New York Times)
  • Esfuerzo por parte de las grandes corporaciones para aparecer como parte de la comunidad humanitaria gracias a su voluntaria asociación con la ONU pero manteniendo sus actuales niveles de opacidad. (CorpWatch)

Deep Greenwash

Greenwash profundo se refiere al esfuerzo político de las grandes corporaciones a base de relaciones públicas y puras prácticas de lobbying para evitar controles o regulaciones sobre su comportamiento y operatoria. Fue en la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro donde se perpetró esta nueva maniobra estratégica: las multinacionales se presentaron como aliadas en la lucha para salvar el planeta. Las multinacionales entendían los problemas del mundo y se habían puesto a la labor para solucionarlos. Evidentemente esta toma de conciencia implicaba la futilidad de la institución de controles o regulaciones sobre su actuación. Además con una masiva campaña de relaciones pública y puro lobbying consiguieron que las referencias a control sobre las multinacionales fueran excluidas de los textos y consideraciones finales de la conferencia.

Ethical marketing

Cuando el greenwash hace aguas algunas corporaciones se están pasando al marketing ético. Wal-Mart, P&G, UNILEVER, TESCO, CO-OP, M&S han contratado ya a expertos en esta especialidad. Pepsi-Cola se a apuntado a apoyar el Matt Damon’s H2O Africa project, mientras que Coca-Cola colabora en proyectos del WWF.

Reputation management.

Se trata de empresas especializadas de Relaciones Públicas como Burson-Marsteller que viven de asesorar a las multinacionales para mejorar su reputación medioambiental.

Propuesta de Friends of the Earth


Corporate accountability (Responsabilidad de las Corporaciones) De la cual Sehll y Cia. no quieren oír ni hablar.

Una propuesta sobre Responsabilidad y rendimiento de cuentas de las grandes Corporaciones a presentar en la Cumbre de la Tierra de Johannesburg por Friends of the Earth International:

. Requerimientos de información sobre el impacto social y medioambiental de su operatoria.

. La consulta previa con las comunidades afectadas, incluidas las evaluaciones de impacto ambiental y el acceso a la información.

. Ampliación de la responsabilidad a los directores de las empresas por las infracciones de las leyes ambientales y sociales, responsabilidad de las sociedades por la violación de las leyes o acuerdos internacionales.

. Derechos procesales para los ciudadanos, en particular el acceso para las personas afectadas en cualquier lugar del mundo a proseguir el litigio contra las corporaciones acusadas, una disposición para el cuestionamiento legal a las decisiones de la empresa por parte de los accionistas, y un mecanismo legal de ayuda para proporcionar fondos públicos para apoyar a estas acciones.

. Los derechos de la comunidad afectada sobre los recursos, incluidos los derechos de propiedad comunitarios de los pueblos indígenas, como los bosques, la pesca y los minerales, el derecho de veto sobre los proyectos de desarrollo y contra el desplazamiento y el derecho a una indemnización por los recursos expropiados por las empresas.

. Sanciones contra las empresas que violen estos derechos, por ejemplo la suspensión de cotización, multas y(en casos extremos) descartelizar la corporación o retirada de la condición de sociedad de responsabilidad limitada.

Desde luego este tipo de códigos levantan ampollas y sarpullidos en el foro de Davos, en el American Petroleum Institute, en el Business Roundtable (ambos a matar con el Protocolo de Kyoto) y otros organismos controlados o infiltrados por las multinacionales.

1 comentario:

Carolina Gutierrez dijo...

Hola! quisiera saber como hago para contactarme con ustedes, me pareció muy interesante este articulo ya que estoy desarrollando mi tesis de maestría en este tema. Quisiera saber bibliografia y fuentes de donde encontrar mas información al respecto. Gracias