10/11/09

Lucha contra los Paraisos fiscales?

 

 Artículo anterior: Paraísos fiscales, guía, origen, funcionamiento

Christian De Brie: "Los paraísos offshore, como Drácula, temen a la luz... ¿Quien enviará estos "paraísos" al infierno?"

Peer Steinbrueck, ministro de finanzas alemán: "Los paraísos fiscales constituyen la base la base fundamental para la operativa de los mercados financieros desregulados"

Daniel J. Mitchell: "Los paraísos fiscales son una bendición"... "hay una justificación moral para los paraísos fiscales: Ellos juegan un rol crítico al proteger a las personas con bienes sujetas a persecuciones por gobiernos opresores."

Un ciudadano de Jersey: "¿Eliminar los paraísos fiscales?. Si usted es capaz de encontrar una sola persona por aquí que se tome su amenaza en serio, por favor, sea gentil y preséntemela."

La forma más efectiva de acabar con los paraísos fiscales es levantar el secreto bancario y permitir el intercambio de información. Se trata simplemente de otorgar licencias para que los gobiernos estafados puedan ir de pesca a las piscifactorías offshore. Pero las cosas siguen y van a seguir igual.

Paraísos fiscales: lucha o cordial reprimenda?

Los centros financieros con leyes de secreto bancario (paraísos fiscales) han sido acusados por la OCDE por esconder entre 3 y 5 billones de dólares. El volumen patrimonial acumulado supera el 40% de la riqueza mundial legal.

El G20 de Washington prometió (tibias) reformas disfrazadas con altisonantes argumentos. a) Se tomarían medidas contra los países incluidos en la lista "gris" de estados que no se ajustaran a los estándares internacionales exigidos por la OCDE, estándares tan laxos que a las pocas semanas la lista de infractores había quedado reducida a cero. b) Se exigiría a ciertos centros financieros offshore que firmaran acuerdos bilaterales sobre doble imposición con afectados por su actividad.

Acuerdos bilaterales con paraísos fiscales

¿La Fiscalía de Islas Feroe reclamando a Islas Cayman, según acuerdo bilateral, información a cerca de la cuenta de un ciudadano de Islas Feroe que ha evadido impuestos sobre beneficios gravados al 0.01%.?

Tras la presión inicial sobrevenida por el colapso financiero muchos paraísos fiscales (Suiza, Mónaco, Luxemburgo, Liechtenstein, Singapore, Hongkong, Andorra, las Islas Cayman, ...) acordaron la firma de acuerdos bilaterales de información fiscal según el estándar de la OCDE. Pero el "estándar" obliga sólo a facilitar información cuando existe una sospecha bien fundada de evasión fiscal por parte de individuos o empresas. No se trata de un estándar de intercambio automático de información.

Según los acuerdos firmados, los gobiernos sólo pueden rastrear las operaciones de sospechosos sobre los cuales exista alguna "evidencia" (problema, la evidencia está en las cuentas numeradas).

El caso es que la investigación resulta siempre larga, difícil y cara aunque se limite a una pequeña muestra de sospechosos. Muchos países pobres nunca podrían permitírselo (Se estima en 160.000 millones/año las cantidades evadidas de países en desarrollo). La información básica no está disponible. Hay que preguntar por ella dando un montón de detalles para explicar el fundamento de las sospechas. Juntar un pesado dossier de información para convencer al otro país de que ceda la información, cuesta un pico.

Las Islas Cayman ha firmado 14 acuerdos de cooperación y sólo dos de ellos corresponden a países en desarrollo. Peor todavía, cuando el G20 planteó que cada paraíso fiscal firmara al menos 12 tratados bilaterales, los avispados pajarracos del paraíso pronto cubrieron la cuota firmando tratados bilaterales de información "entre ellos mismos".

La Asociación de la Banca Suiza ha declarado, sin tapujos que "la privacidad de los clientes extranjeros que no estén bajo sospecha, continuará protegida por la confidencialidad banco-cliente y se excluye cualquier tipo de intercambio automático de información".

Presión alternativa contra los paraísos fiscales

En los primeros compases de la crisis financiera se pronunciaron diversos alegatos contra los paraísos fiscales desde diversos foros y organizaciones alternativas.

ATTAC en septiembre de 2008, justo antes del colapso de Lehman brothers publicó un manifiesto titulado "Es el momento de cerrar el casino financiero" en el que propone presionar a los gobiernos para que obliguen a los bancos ha cerrar sus sucursales en paraísos fiscales y levantar el secreto bancario e impongan fuertes tasas sobre cualquier transacción con centros offshore.

Bank-Track (un red internacional de ONGs que trabajan en el seguimiento del sector financiero). En su "Declaración del Escorial respecto a la banca y la crisis financiera" propone también el cierre de las sucursales que los bancos "onshore" tienen abiertas en los centros "offshore". Bank-Track no interpreta la actual crisis como "sistémica" sino como una crisis bancaria con consecuencias en el resto de la economía.

La Declaración de Beijing (La crisis económica mundial: una oportunidad histórica de transformación), redactada por una serie de ONGs durante el Foro Popular Asia-Europa, en octubre 2008, pone el acento en la desigual distribución de la riqueza y en la problemática de la relación Norte-Sur. Respecto a los paraísos fiscales propone su cierre y la puesta en funcionamiento de un sistema global de control fiscal para prevenir los precios de transferencia y la evasión generalizada.

La británica New Economics Fundation (NFE) se autodefine como un "think-and-do-tank" y promueve un enfoque progresivo en economía y medioambiente en el ámbito del Reino Unido. Respecto a los paraísos fiscales propone su cierre imponiendo tasas disuasorias sobre cualquier transferencia a un centro financiero offshore.

Maquillaje de los paraísos fiscales

Así pues, ante la presión social y la verborrea de los sucesivos G-20, se está organizando una cuidada labor de maquillaje y la entrega insignificante de unos pocos evasores desdichados.

Timothy Geithner, mago de la ingeniería financiera, transmutado en Secretario del Tesoro norteamericano, se dirigió al Congreso afirmando que los EEUU "lanzarían una iniciativa en favor de una ajustada y prudente supervisión respecto a los paraísos fiscales y el lavado de dinero" y aseguró que "el presidente Obama planteará en la cumbre de abril del G20 en Londres la necesidad de elevar los estándares anti-evasión a lo ancho del globo..."

El caso inglés es de circo. Alrededor de un tercio de los paraísos fiscales del planeta son dependencias británicas. Pero el sheriff Gordon Brown no se corta ni un pelo. Dirigiéndose recientemente al Congreso de los EEUU, afirmó sin sonrojarse : "Los ahorros de todos estarían mucho más seguros si el planeta en su conjunto acabara con el sistema bancario en la sombra (shadow banking system) y declarara fuera de la ley a los paraísos fiscales"

Esto lo dice uno de los principales arquitectos de la perniciosa relación simbiótica entre las instituciones financieras de la City de Londres y los centros offshore, el creativo complejo de ingeniería financiera que parió al "shadow banking system" y la mayoría de productos financieros de diseño asociados.

El caso suizo

A finales del verano de 2008, gracias a la confesión de un gestor de fortunas de la Union de Banques Suisses (UBS), el navío almirante de la flota financiera helvética - 40% del total de activos bancarios del país-, Washington se encontró con la patata caliente de una lista con 52.000 "clientes" norteamericanos defraudadores del Tesoro público. Poco después las autoridades alemanas conseguían también listas donde figuraban miles de pudientes conciudadanos depositantes de fondos en la UBS.

La UBS se encontraba entonces al borde del colapso dada su alta exposición a los derivados tóxicos y al crunch financiero global. Era un buen momento para conseguir la abolición del secreto bancario y pillar a un buen número de pájaros defraudadores. Sin embargo la UBS fue rescatada con fondos de la Reserva Federal USA (75.000 millones de dólares) y la investigación quedó en agua de borrajas.

En 2009, gracias a la revalorización del franco suizo en relación al euro, Suiza podría chupar 100.000 millones de euros a las desangradas economías circundantes.

No es la primera vez que Suiza se ha visto presionada respecto al secreto bancario. En 1923 la Sociedad de las Naciones intentó forzar un acuerdo de intercambio de información que fracasó. En 1932, el gobierno francés requisó la documentación de una sucursal suiza en Francia dando con una lista donde figuraban miles de nombres de la alta sociedad francesa. Los implicados, sin embargo, acabaron escurriendo el bulto y el gobierno de Herriot caía en diciembre del mismo año.

Los paraísos fiscales son imprescindibles para el funcionamiento del sistema

Evasión fiscal y lavado de dinero son sinónimos de paraíso fiscal. Pero los centros financieros offshore son mucho más que lavadoras. Su papel en el funcionamiento del sistema es vital, son imprescindibles al sistema en su fase actual. Constituyen sus verdaderos centros neurálgicos, y serán defendidos con uñas y dientes.

Arbitraje o "dumping" fiscal: estados anoréxicos

El arbitraje financiero consiste en aprovechar pequeñas diferencias de precios en distintos mercados para sacar una ganancia. Las diferencias de fiscalidad respecto a las transacciones y las ganancias generan movimientos de fondos - arbitraje fiscal - entre las diversas áreas tributarias. No es "evadir" si no "eludir" impuestos.

Tenemos "dumping" cuando el competidor intenta hacer desaparecer al contrario. Este es el tipo de "arbitraje" acorde con el régimen actual de paraísos fiscales. Un estado social con maestros, policías, médicos, sanitarios, trabajadores sociales, ... nunca podrá competir con un enjambre de "islas Caimán" (cuyo único gasto social se destina al riego automático del césped de la zona VIP) y por tanto, sin recaudación impositiva le toca adelgazar hasta la inanición su sector público y adentrarse en la senda de los estados zombi o estados fallidos.

Durante décadas ha sido su existencia la que ha generado un competición suicida, una virtuosa “carrera hacia abajo” entre jurisdicciones reguladoras e impositivas que ha llevado a la mayoría de gobiernos a recortar impuestos, mimar al capital y ofrecerle apetitosos recortes regulatorios. La laxa o nula regulación "offshore" ha creado un contagio sistémico, envenenando las regulaciones "onshore" acelerando la espiral desreguladora que ha convertido a la especulación en la principal industria del sistema.

Paraísos fiscales: cadenas de montaje de productos financieros

Recientes estudios llevados a cabo de forma independiente por la US Government Accountability Office por un lado y la Tax Justice Network por otro, concluyeron que la entidad que más utilizaba los paraísos fiscales en cada país investigado era siempre un banco.

De todas formas, dado que las grandes multinacionales son también, en su mayoría enormes tinglados financieros, tampoco se cortan en utilizar los paraísos fiscales para diseñar complejas estructuras financieras en la estela de Enron.

De la misma forma que las cadenas de montaje industrial se instalan donde son mínimos los costes medioambientales y de mano de obra, la casi totalidad de los CDOs (empaquetamiento y tutulización de deudas) emitidos hasta la fecha han sido "producidos" en las cadenas de montaje financiero instaladas por los grandes bancos y fondos especulativos en los centros offshore donde los costes impositivos son quasi cero. Los CDOs son verdaderas criaturas de los paraísos fiscales, estructuras complejas y opacas cuya genética es la evasión y el fraude fiscal.

La necesidad de disfrazar y camuflar las transacciones para evitar la detección de la evasión, ha contribuido a aumentar adrede la complejidad y la opacidad de estos camerinos offshore que trabajan en red para confundir a reguladores, agencias de rating, auditores, periodistas financieros, ...

Los centros offshore constituyen piezas insustituibles para el funcionamiento del actual sistema financiero. La amplitud de las burbujas especulativas, consustanciales al capitalismo en su actual etapa, serían inconcebibles sin los paraísos. El sector más "productivo" de la financiarización del sistema, el sistema bancario en la sombra (shadow banking system) y sus operaciones "over-the-counter" descapitalizadas e hiper-apalancadas, al margen de regulaciones (y de impuestos), nunca hubiera sido posible sin los centros financieros offshore.

Así pues, liquidar los paraísos fiscales significaría realmente una "refundación" del sistema capitalista y no parece que nadie esté por la tarea. Los paraísos fiscales siguen ahí, y están ahí para quedarse.

Paraísos fiscales: un coto que sigue cerrado a cal y canto

Pretender resolver el problema mediante "acuerdos bilaterales" con los paraísos es como pedirles que aserruchen la rama del árbol donde están sentados.

La única forma efectiva de acabar con los paraísos fiscales es levantar el secreto bancario y permitir el intercambio de información. Se trata de simplemente de levantar la veda otorgando licencias para que los gobiernos estafados puedan ir de pesca a las piscifactorías de la evasión.

Más información sobre paraísos fiscales: consultar artículo en este blog.

Link: Tax Justice Network

blog sobre paraísos fiscales

La inspección fiscal en España

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encanta este blog. Hecho en falta saber algo del autor, aunque entiendo que no muestre su identidad.

Celaya dijo...

hola estariamos interesados en intercambiar lincks con usted

http://analistasdebolsa.blogspot.com


gooo_lance@hotmail.com

natalia_paperblog dijo...

Buenas tardes,

Quisiera disculparme, pero no he encontrado otra manera de contactarte que a través de los comentarios.

Me pongo en contacto contigo para invitarte a conocer Paperblog, http://es.paperblog.com, un sevicio de difusión cuya misión consiste en identificar y dar a conocer los mejores artículos de los blogs inscritos. El tuyo se adapta a nuestros criterios de calidad y creo que tus artículos resultarían muy interesantes a los lectores de la temática Economía.

Espero que encuentres el concepto interesante y te motive. Mientras, no dudes en escribirme para conocer más detalles.

Atentamente,

Natalia