20/11/08

Estanflación vs deflación

 
Tenemos pues una situación nueva con respecto a la Gran Depresión de los treinta. La depresión actual no se traduce de inmediato en caída general de los precios. Los precios del sector no monopolista (pimes, autónomos, profesionales, ... ) se desploman; lo mismo ocurre con los salarios y las pensiones. En cambio los precios de los sectores y servicios controlados por las multinacionales y las materias primas sujetas a la especulación de los mercados, resisten o suben descaradamente.


Depresión y deflación en el siglo XXI


La deflación se define como lo contrario a la inflación, una caída sostenida y generalizada de los precios. La deflación es un síntoma y una consecuencia de la depresión. La deflación agrava ( en principio) la depresión dado que la toma de decisión del consumo se pospone en el tiempo en espera de precios más bajos y el crédito se encarece (la cantidad a devolver en términos reales aumenta) desanimando aún más la actividad.

La espiral depresiva debería conllevar deflación. Una caída generalizada de los precios ante la falta de demanda. Pero, a diferencia de la 2ª Gran Depresión, la de los años 30, en la depresión actual algunos precios se resisten extrañamente a la baja.

Pero mantener o aumentar los precios de determinados productos en medio de una espiral depresiva es echar más leña al asador puesto que el consumo se deprime mucho más deprisa y en una proporción mucho mayor que condiciones de deflación generalizada. Si los precios no caen, el subconsumo se acelera y la depresión se profundiza.

Estanflación?


El término estanflación (estancamiento + inflación) fue acuñado en 1965 por el ministro de Finanzas británico Ian McLeod, describiendo una situación que confunde las políticas económicas: La política monetaria utilizada para combatir la desaceleración -baja de los tipos de interés- empeora la inflación, mientras las políticas restrictivas de lucha contra el repunte de precios -como el alza de los tipos de interés- tienden a mermar el crecimiento y pueden agravar una recesión.

En realidad existía un grave problema de sobrecapacidad que desalentaba la inversión a pesar de los bajos tipos de interés. La estanflación obedecía a una alta capacidad de endeudamiento, tanto privada como pública. La política monetaria expansiva facilitaba la expansión del crédito y del endeudamiento de familias y empresas pero esto no se traducía en más inversión. La expansión del crédito se traducía sólo en aumento de los precios.

Sin embargo, en la actual espiral depresiva, a pesar de una expansión astronómica de la base monetaria y de unos tipos de interés reales negativos, la inversión no se recupera y en cambio suben los precios de muchos productos básicos. ¿Estamos de nuevo en situación de estanflación?

¿Porqué suben los precios de algunos productos en depresión?


En régimen de patrón oro (convertibilidad de dinero papel a metal), como en los años 20, una fuerte caída del consumo implicaba de inmediato una deflación generalizada. Pero el "tempo" de la espiral era más lento que en la actualidad.

Durante los primeros estadios de la actual Depresión Permanente, a pesar de la descomunal contracción general del consumo, ciertos precios de productos básicos aguantan e incluso suben. Se acumulan grandes stocks invendidos y las empresas cierran plantas y despiden personal pero ciertos precios se resisten a la deflación . Es decir, la deflación, compañera impenitente de la recesión, no acaba de generalizarse. ¿Cual es la causa?

1.- Las situaciones de monopolio frenan la bajada de precios.

Según los manuales tradicionales de economía, la disminución del consumo disminuirá la demanda haciendo bajar el precio. Pero los manuales no explican que en condiciones de monopolio las grandes corporaciones pueden mantener, e incluso elevar sus precios en sectores inelásticos, puesto que no existen competidores capaces de superar las enormes barreras de entrada que impiden cualquier competencia.


2. La estampida de enjambres de especuladores fuera de los mercados de títulos, se ha reconvertido en puro y simple agiotaje en los mercados inelásticos de la energía, materias primas y alimentos. La reciente subida de precios del petróleo y las materias primas se debe más a factores especulativos (dinero que huye de las bolsas a las "commodities": cobre, oro, diamantes, koltan, petróleo, alimentos, ...) que a factores estructurales de ajuste entre la oferta y la demanda real. Los desajustes reales (tirón chino a partir de 2008) se magnifican exponencialmente en el casino global. 

3. Los gobiernos se endeudan para mantener el precio de los activos en manos de los bancos (vivienda, suelo, activos hipotecarios, etc) evitando o retrasando la caída de precios en el sector.

4. Los salvatajes financieros han puesto una enorme masa de instrumentos monetarios en manos de los bancos reconvertidos en especuladores compulsivos, combustible explosivo que seguirá provocando bandazos en los precios aunque la economía real haya entrado en barrena en la recesión.

M. Friedman, campeón del neoliberalismo y los monopolios, afirmaba que era teóricamente imposible tener una deflación en una economía basada en dinero fiduciario. "Mientras los gobiernos dispongan de imprenta y suficientes helicópteros, la deflación y la crisis podrá apagarse en cualquier momento a base de suficientes pasadas."

Ben Bernanke, sucesor de A. Greenspan en la presidencia de la R.F., fiel seguidor de Friedman, consiguió el cariñoso mote de "Helicopter Ben" de tanto repetir la cita. Fridman murió pero la historia a brindado a su mejor discípulo la oportunidad de poner en práctica sus teorías.


La política monetaria norteamericana ha dejado a la Reserva Federal exhausta de recursos y se estaría incluso planteando emitir su propia deuda (sin ningún control del Congreso) y competir con el Dep. del Tesoro por los recursos escasos del mercado. El balance de la Reserva Federal ha pasado de un total de $900.000 millones a más de 2 billones desde agosto pasado.

El problema es que los famosos helicópteros sólo sueltan su carga cuando pasan sobre los bancos y estos no prestan el dinero llovido del cielo a la economía real sino que se dedican con más ahínco a la especulación.

5. Los mercados presionan a los endeudados estados para que cedan sus monopolios públicos a las multinacionales que de inmediato elevan los precios de los inelásticos servicios básicos (suministro de agua, transporte, electricidad, calefacción, sanidad, farmacia, ... ) que caen en sus manos.

Estanflación para los ricos y deflación para los pobres


Tenemos pues una situación nueva con respecto a la Gran Depresión de los treinta. La depresión no se traduce de inmediato en caída general de los precios. Los precios del sector no monopolista (pimes, autónomos, profesionales, ... ) se desploman. Lo mismo ocurre con los salarios y las pensiones. En cambio los precios de los sectores y servicios controlados por las multinacionales y las materias primas sujetas a la especulación de los mercados, resisten o suben descaradamente.

A medida que avanza la depresión se va consolidando una extraña situación de deflación - estanflación, con precios que aguantan, remontan e incluso registran subidas espectaculares y que solo benefician a los ricos, y precios y salarios que caen perjudicando al resto de la población.

Expansión monetaria mundial


Norteamérica está literalmente quemando el dólar como último recurso frente a la crisis, monetizando su endeudamiento a marchas forzadas.

La hasta ahora ortodoxa Reserva Federal pretende burdamente esconder la enorme cantidad de liquidez que están inyectando en el mercado y que indica la magnitud de la depresión. En un vano intento de aumentar la oferta monetaria inyecta dinero a mansalva en el sistema bancario sin conseguir que el multiplicador bancario revitalice el crédito a la decaída economía.

Las cifras son tan grandes que las autoridades monetarias estadounidenses, aduciendo "altos costes de cálculo", han dejado de publicar la M3 desde marzo del 2006. La M3 es la base monetaria sobre la que se crean, en una proporción más o menos estable, el conjunto de medios de pago de una economía.

A pesar de ello, economistas independientes (como John Williams, o http://www.nowandfutures.com/, ) publican estadísticas sobre la M3 y su evolución, magnitud que obtienen a partir de simples hojas de cálculo y un PC.

Con un déficit corriente de 0,750 billones de $ al año y una combinación de deuda externa pública y privada que ya ha superado los 10 billones de $ (el déficit público oficial para 2008 ha sido de 0.5 billones y según las proyecciones oficiales para 2009 y 2010, rondaría los 1.35 billones cada uno de dichos años), EEUU no puede permitirse una revalorización deflacionista de su moneda (le interesa que no suba demasiado con respecto al euro y demás divisas), pero al mismo tiempo se ve obligado a participar en operaciones de salvamento para que el dólar no pierda toda su credibilidad. Es como jugar a la ruleta rusa.

La combinación de la M3 (Base monetaria) más todos los créditos (bancarios, al consumo, comerciales e hipotecarios) se conoce como la "cantidad de dinero total".

La masa monetaria ha crecido de forma explosiva. Desde inicios de agosto del 2007 ha saltado desde unos 35 billones de $ hasta unos 43 billones a finales de agosto del 2008, un aumento cercano al 23% en un solo año.


Las intervenciones de salvataje de la banca no han hecho más que empezar y los más de 3 billones de dólares empleados de momento ... (EEUU y Europa) podrían multiplicarse por 5 o más a lo largo del año que viene haciendo irresistible la tentación de imprimir billetes a destajo (helicópteros Ben).

La acción coordinada de los bancos centrales (EEUU, Japón, BCE) interviniendo en los mercados de divisas entre julio y septiembre de este año, han aguantado el precio del dólar, de momento, pero los diques al Catrina monetario no parece que vayan a resistir mucho tiempo más.

En 2005 ya se produjo una intervención masiva para mantener al dólar y disminuir su tendencia a la baja. El efecto duró menos de medio año. En las condiciones actuales los efectos de la última manipulación del verano pasado pueden ser aún mas cortos.

Si los desequilibrios presupuestarios generalizados, resultado de las medidas anticrisis, no consiguen reactivar la economía, se irá consolidado un estado de deflación encubierta por una descomunal expansión monetaria fiduciaria que puede llevar al traste todo el sistema monetario internacional.

Llegado el momento, la bancarrota norteamericana se hará realidad con el resultado de la huida masiva hacia cualquier otro depósito de valor distinto del color verde. Entonces habremos entrado de lleno en el peor de los escenarios "imposibles", tan imposible como todo lo que ha venido ocurriendo estos últimos meses.

La solución a la crisis


Tenemos una huelga general de consumidores ante las narices. Tenemos ante las narices una crisis de sobreproducción galopante. Ya casi nadie compra lo que se produce y en cambio la gran mayoría de la humanidad carece de casi todo.

Tenemos grandes stocks de 4x4s que se compran para ir a buscar los niños al cole, yates de todos los tamaños y esloras para hacer el pijo en los clubes de vela, chalets en urbanizaciones residenciales para 15 días de vacaciones, ... un largo etc de productos "de diseño" superfluos para ricos o para emular a los ricos. Con la creciente polarización social de los últimos decenios, toda la estructura productiva se ha adaptado a un consumo desigual, desequilibrado, con productos de alta gama, pisos y mansiones "alto standing" para ricos y comida basura y pisos patera para los demás.

El segmento "rico" cada vez más rico pero cada vez menos numeroso mantiene el poder de aumentar y manipular los precios a pesar de la caída en picado de la demanda. En cambio el segmento "pobre" cada vez más pobre pero cada vez más numeroso, es el que sufre en sus carnes la deflación.

La polarización social ha llegado al extremo de la generalización de espacios secesionados alternativos - off worlds - para ricos, ciudades futuristas, ciudades flotantes, selectas urbanizaciones sobre islas artificiales, ...

En los años 20 ocurría algo parecido y se hubo de reconvertir todo el tejido industrial para adaptarlo a producir otras cosas (cañones, munición, buques de guerra, tanques y aviones). Se crearon "nuevos" puestos de trabajo con buenos sueldos y en una fase subsiguiente a la de la guerra la industria se adaptó a producir, en buena medida, para los trabajadores.


Estamos en una situación semejante y quizás mucho peor. La capacidad productiva está íntegramente organizada para un tipo de producción para ricos que ha declarado la guerra al planeta. Como en el caso de la Gran Depresión 2.0., la necesidad de reconvertir todo el tejido productivo es incuestionable.

La única solución a la crisis es la redistribución real de la renta y la riqueza. Se trata simplemente de que los trabajadores ganen lo suficiente para poder adquirir lo que producen. Las inyecciones monetarias, si no van acompañadas de redistribución, pierden casi inmediatamente su efecto estimulante en las condiciones actuales de deflación encubierta y se convierten en combustible de la especulación.

Sólo la redistribución equitativa de la renta y la riqueza podrá generar una demanda para un tejido productivo que se habrá de readaptar de pies a cabeza para cubrir las necesidades, "racionales" y sostenibles, insatisfechas de la gran mayoría de la población.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

ése es el mejor blog de economía, pero alguién sabe si es verdad que el dólar colapsará en el primer trimestre del 2009?, saludos

Anónimo dijo...

La "globalización" significa un control "global" de las instituciones nacionales e internacionales por parte de las multinacionales. El sistema monetario internacional basado en el patrón dólar forma parte de estas "instituciones". Ante la inexistencia de un recambio válido, el interés tribal de las multinacionales está por encima del interés de los diversos clanes nacionales o supranacionales. Por lo tanto el sostén "coordinado" asegurará una última etapa fantasmal del dólar en medio del marasmo financiero y del desplome del sistema.

Anónimo dijo...

por la pregunta de si colapsara el dolar?, aca en Alemania, lo dan por cierto, ni se te ocurra comprar dolares, si queres meterte en moneda extranjera, metete en EUROS pero a controlar todos los dias
por el tema?, pecado que los links sean en Ingles, pero realmente muy bueno, con esas cifras se trabajan aca

Anónimo dijo...

Estimado, me quedo sin palabras para agradecer sus aportes, siga asi.

Muchas gracias (nuevamente)